REORGANIZACION DEL BLOG

Los clavos



Ni tres ni cuatro, imposibles de contar
Unos dejan huellas profundas
Otros se pierden sin cicatrices
Ni de hierro ni de acero,
Son de cristal o platino

El los sufrió por nosotros y
La flagelación y el escarnio…
Cargando nuestras culpas
El peso de su cuerpo en la cruz
Como camino necesario
A la resurrección

“Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”

Gardenia

7 comentarios:

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

Amén.

TORO SALVAJE dijo...

No sé...

Besos.

gla. dijo...

Puede que si
Puede que no
Depende del corazón y la fe

Luján Fraix dijo...

BENDICIONES PARA QUIEN SE SACRIFICÓ POR NOSOTROS.
BESOS GARDENIA.

Ricardo- águialivre dijo...

Muito bem...Gostei muito de ler

Deixo um abraço
***
http://pensamentosedevaneiosdoaguialivre.blogspot.pt/

Amapola Azzul dijo...

Dejan sangre esos clavos. Un beso para ti.
Bella Flor.
Y un gran Abrazo.

S.A.D.E.FILIAL VILLA MARIA dijo...

Precioso poema lleno de fe. Dios te bendiga! Un abrazo y felicitaciones de la Sociedad Argentina de Escritores Filial Villa María.